Reserva Ecológica Costanera Sur

Sitio realizado por aficionados a la observación de aves desde 10 de enero 2006

Caburé chico - Registros históricos

Orden: - Familia: Strigidae

17-10-20 © Javier Guillermo González
17-10-20 © Javier Guillermo González
17-10-20 © Javier Guillermo González
22-02-20 © Javier Ubiría
22-02-20 © Javier Guillermo González
22-02-20 © Javier Guillermo González
06-10-19 © Sergio Cusano
06-10-19 © Lucas de Ciria
06-10-19 © Sergio Cusano
28-09-19 © Graciela Neira
31-08-19 © Javier Guillermo González
31-08-19 © Javier Guillermo González
25-08-19 © Javier Guillermo González
25-08-19 © Javier Guillermo González
25-08-19 © Javier Guillermo González
18-08-19 © Lucas de Ciria
03-07-19 © J. Simón Tagtachian
03-07-19 © J. Simón Tagtachian
09-06-19 © Hugo Aguilar
02-06-19 © Lucas de Ciria
Total: 109

Perchado/posado

30-04-16 © Cora Rimoldi

Ignacio lo descubrió muy lejos en un álamo. Cuando gira la cabeza, se ven los los ojos falsos

Perchado/posado

26-09-15 © Cora Rimoldi

Comportamiento

12-02-12 © Roberto Ares

Aves non gratae

Entre las especies de aves presentes en Costanera el carancho y el caburé son dos de las aves no muy queridas porque predan aves. Por lo tanto, las aves saben el riesgo que corren cuando andan cerca y toman medidas de acción que no son iguales para ambas.

Al carancho lo acosan en forma solitaria o en pareja la calandria (25 cm) y la tijereta (38 cm) además de otras aves. Embisten contra él en forma repetida hasta que logran echarlo. Lo persiguen e incluso le tiran picotazos en pleno vuelo. Resulta cómico ver cómo un carancho con su tamaño es perseguido por un ave tanto más pequeña.

A diferencia del carancho el caburé es pequeño en tamaño (15 cm) y es acosado por varias especies a la vez. La actitud del caburé es "yo de acá no me muevo". Se mantiene impertérrito en su lugar. Se genera un revoloteo a su alrededor con insistentes gritos. Una suerte de escrache tan bullicioso que sirve de indicio a los observadores para encontrarlo.. Por su pequeño tamaño y su color críptico no es fácil localizarlo en un árbol.

En este caso había un chiví común, un arañero cara negra, un fiofío pico corto, un benteveo rayado (que no aparece en el video), tres tacuaritas y unos cuantos picaflores (seguro vimos al comú;n hembra). Todos sonaban muy alterados. La bola emplumada que asoma por debajo de la rama es la presa de las fotos superiores. La sostiene con su garra y se queda estático sólo girando su cabeza ante los vuelos rasantes de las aves. Ninguna lo ataca. Sólo ejercen presión volándole muy cerca. En cierto momento se corre a otra rama y permanece ahí por largo rato hasta que se va.

Total: 3