Reserva Ecológica Costanera Sur

Sitio realizado por aficionados a la observación de aves desde 10 de enero 2006

Alilicucu común - Registros históricos

Orden: - Familia: Strigidae

02-11-19 © Pablo Serur
02-11-19 © Hugo Aguilar
20-08-14 © Sergio Cusano
20-08-14 © Sergio Cusano
13-08-14 © Manuel Charcon Real
13-08-14 © Sergio Cusano
09-08-14 © Victoria Mansilla
09-08-14 © Silvia Loiacono
09-08-14 © Pablo Serur
09-08-14 © Dolores Fernández
09-08-14 © Gustavo F. Brahamian
09-08-14 © J. Simón Tagtachian
10-05-14 © Sergio Cusano
01-01-14 © Eduardo Carreyra
22-12-13 © Carlos González Ledo
21-12-13 © J. Simón Tagtachian
01-12-13 © Carlos González Ledo
01-04-13 © Carlos González Ledo
Sobre el Canal Viamonte a metros de la cabaña encontré a estos dos alilicucus en un curupí. Por suerte el árbol no tenía mucho follaje y se los podía ver bastante bien. Parecían estar dormidos, pero bastaba acercarse para que abrieran un ojo para ver qué pasaba. Si algo llamaba mucho su atención abrían los dos. Parecía que se turnaban en la vigilancia. Muy gracioso fue cuando uno de ellos se recostó sobre el tronco mientras el otro con un ojo medio abierto nos espiaba. No se movieron. Sólo el viento por momentos los hacía tambalear.
01-04-13 © Carlos González Ledo
Sobre el Canal Viamonte a metros de la cabaña encontré a estos dos alilicucus en un curupí. Por suerte el árbol no tenía mucho follaje y se los podía ver bastante bien. Parecían estar dormidos, pero bastaba acercarse para que abrieran un ojo para ver qué pasaba. Si algo llamaba mucho su atención abrían los dos. Parecía que se turnaban en la vigilancia. Muy gracioso fue cuando uno de ellos se recostó sobre el tronco mientras el otro con un ojo medio abierto nos espiaba. No se movieron. Sólo el viento por momentos los hacía tambalear.
01-04-13 © Carlos González Ledo
Sobre el Canal Viamonte a metros de la cabaña encontré a estos dos alilicucus en un curupí. Por suerte el árbol no tenía mucho follaje y se los podía ver bastante bien. Parecían estar dormidos, pero bastaba acercarse para que abrieran un ojo para ver qué pasaba. Si algo llamaba mucho su atención abrían los dos. Parecía que se turnaban en la vigilancia. Muy gracioso fue cuando uno de ellos se recostó sobre el tronco mientras el otro con un ojo medio abierto nos espiaba. No se movieron. Sólo el viento por momentos los hacía tambalear.
Total: 24

Perchado

14-04-13 © Cora Rimoldi
Total: 1