Estado de las lagunas

A un año de las primeras fotos que Eduardo tomó desde la altura festejamos el regreso del agua a la Laguna de los Patos y de las Gaviotas con estos tres videos. Fueron tomados el 18 de julio de 2017 y muestran el estado actual de estas lagunas. A diferencia de Coipos, en la que el agua es ingresada desde el río, Patos y Gaviotas se recuperaron sin intervención planificada del hombre.


18-7-17 © Eduardo Ibarra
Laguna de las Gaviotas. Arriba recorrido a lo largo de la orilla oriental que da al bosque de alisos y abajo la orilla occidental que bordea el Camino de los Lagartos.

18-7-17 © Eduardo Ibarra
18-7-17 © Eduardo Ibarra
Laguna de los Patos

Hasta el verano de 2007-2008 las lagunas de la reserva se vaciaban para la época del verano y se recargaban con la temporada de lluvias siguiente. La sequía de 2008 que causó estragos en casi todo el país cortó este ciclo y cambió el paisaje de la reserva drásticamente. Los lechos quedaron expuestos y las escasas lluvias no alcanzaban para recuperar las lagunas. Solo fueron suficientes para que la vegetación ganara todo el espacio cedido por el agua. En 2009 llegó un alivio, pero en 2010 la situación volvió a empeorar saliendo ganadora la totora que cubrió todo. Pasaron varios años en esta condición hasta que en 2013 el Gobierno de la Ciudad encaró una obra para rellenar las lagunas con agua de río. Ver Obras: el agua vuelve a las lagunas. El plan inicial sufrió algunos tropiezos que produjo dilaciones, pero los trabajos llevaron el agua a Coipos y se realizó el desmalezamiento.
Mientras las obras trascurrían en Coipos, el Niño proveía agua de lluvia abundante en forma natural. Desde el camino la altura de las totoras era un obstáculo para ver qué pasaba dentro de Patos y Gaviotas. Con las primeras fotos de Eduardo tomamos real dimensión de cómo se encontraban. Grande fue nuestra sorpresa al ver que detrás de la pared de totoras la Laguna de las Gaviotas presentaba un gran claro de agua y gran parte del totoral a medio caer. A juzgar por lo que vemos en el video hoy el totoral se consumió y el espejo de agua llega hasta la altura del mirador nuevo aunque no lo hace de orilla a orilla.

Lag Gaviotas/Gull Pond12-7-16 © Eduardo Ibarra
En julio de 2016 la Laguna de las Gaviotas nos sorprendía con esta vista.
Laguna de las Gaviotas/Gull Pond6-7-17 © Eduardo Ibarra
Un año después el agua le ganó a la totora en Gaviotas

Si bien estas dos lagunas se encuentran una al lado de la otra, su comportamiento fue bastante dispar. El denso totoral de la Laguna de los Patos permaneció imperturbable durante mucho más tiempo y los claros de agua, pequeños y dispersos, tardaron más en ser visibles. Se notaba agua en las orillas al caminar por los senderos pero el totoral resistió de otro modo. Recién hace un par de meses se desmoronó dejando una gruesa capa de material vegetal que se irá descomponiendo y aplastando con el tiempo para dar paso al espejo.

Coipos-Patos/Coypu and Duck Ponds12-7-16 © Eduardo Ibarra
Vista de la Laguna de los Patos el 12 de julio de 2016
Patos/Duck Pond5-4-17 © Eduardo Ibarra
Vista parcial de la Laguna de los Patos con el totoral caído
Pasando el verano
Frente a esta nueva vista de la laguna nuestro interrogante era cómo incidiría el verano. Con anterioridad era un momento crítico en el que el agua retrocedía por la combinación de alta evaporación y escasas lluvias dejando apenas algunos charcos. En este caso el totoral, si bien caído o a medio caer, ya estaba arraigado y la disminución del nivel del agua podía favorecer el rebrote de la totora. Ese era el mayor temor. ¿Ocurriría? Y de ocurrir ¿cuánto se perdería de todo lo ganado? Tuvimos a favor un invierno 2016 largo, el calor comenzó tarde. lo que amortiguó la pérdida de agua hasta ese momento. Para el 22 de octubre, fecha en que fue tomado el video siguiente, todavía seguía pasando agua de Patos a Gaviotas.
En Gaviotas se notó la desecación aunque no rebrotó el totoral. Aquí los coipos, desaparecidos ya antes del 2008, fueron nuestros aliados. La vuelta a escena de este roedor herbívoro ayudó a mantener la vegetación a raya. Hoy es incontable el número de individuos que se ven en estas dos lagunas. Curiosamente (al menos hasta hoy) donde menos se los ve es en la Laguna que lleva su nombre.
Gaviotas/Gull Pond3-2-17 © Eduardo Ibarra
En Patos, en cambio, donde el totoral todavía seguía muy compacto se vieron unas insinuaciones de rebrotes que no pasaron a mayores.
Patos/Duck Pond9-2-17 © Eduardo Ibarra
El caño de conexión entre Patos y Gaviotas

22-10-16 © Cora Rimoldi
Antes de que se impulsaran las obras en 2013 las lagunas no estaban conectadas entre sí. En la primera etapa se instalaron caños que cruzaban de Coipos a Patos y de Patos a Gaviotas para que el agua circulara en dirección Canal Viamonte-Coipos-Patos-Gaviotas y desaguara en el río. Para el último tramo se utilizarían los caños viejos que fueron colocados para la construcción de la reserva en 1978.
Los caños se ven a simple vista. El cruce de Coipos a Patos está cerca del extremo Brasil. Como la obra estaba pensada para realizarse en tramos, este caño fue obstruido a propósito para que no inundara Patos y poder realizar el desmalezamiento allí más cómodamente. Con posterioridad nos contaron que está mal colocado y que de niguna manera habría pasado el agua.
El otro cruce, entre Patos y Gaviotas, está ubicado en el Camino del Medio a unos 300 metros del Camino de los Lagartos. Por este caño, sí, pasaba agua como se muestra en el video. Es decir que este caño limitó el nivel del agua en Patos y volcó el excedente en Gaviotas. ¿Habrá influido esto en demorar la caída de la totora?

Al factor climático, el Niño, y al factor biológico, los coipos, debemos agregar otro componente al que le asignamos una gran incidencia en la recuperación de las lagunas: las napas. Aquí es donde el hombre intervino desinterviniendo. Lo que hizo fue dejar de hacer aunque no lo hizo en forma premeditada o conciente. Para 2008 las napas venían siendo vaciadas para construir las bases de los edificios de Puerto Madero. Caminando por la zona se veían las mangas expulsando agua sin cesar. Esto seguramente agravó la situación de desecación en ese momento. La poca agua de lluvia se infiltraba para recargarla. La disminución de la actividad constructiva trajo como consecuencia la recuperación del agua en las napas. Hoy el agua no se infiltra porque el suelo está saturado.

Esta transformación es muy alentadora, pero estamos recién en el comienzo del proceso y un año de bonanza no es todo. Falta la estabilización del sistema y hay muchos factores que no podemos manejar a nuestro antojo. Ojalá se mantengan los planetas alineados y no sea necesaria la intervención en estas lagunas. Ojalá se sigan llenando como antes con agua de lluvia que es mucho más sana que el agua del río.

Panorámicas de las lagunas julio 2016/julio 2017
Gracias a Eduardo contamos con toda esta historia. Imposible de haberla compilado caminando por los senderos. Le agradezco la paciencia, el empeño, la buena predisposición y el tiempo que dedicó a tomar este material. En general son compaginaciones para ver la transformación de las dos lagunas al mismo tiempo. No siempre se ven en su totalidad.

panorámicas12-7-16 © Eduardo Ibarra

panorámicas3-8-16 © Eduardo Ibarra

panorámicas20-8-16 © Eduardo Ibarra

panorámicas9-9-16 © Eduardo Ibarra

panorámicas26-9-16 © Eduardo Ibarra

panorámicas4-10-16 © Eduardo Ibarra

panorámicas24-10-16 © Eduardo Ibarra

panorámicas17-11-16 © Eduardo Ibarra

panorámicas24-11-16 © Eduardo Ibarra

panorámicas13-12-16 © Eduardo Ibarra

panorámicas3-2-17 © Eduardo Ibarra

panorámicas14-2-17 © Eduardo Ibarra

panorámicas9-5-17 © Eduardo Ibarra

panorámicas29-5-17 © Eduardo Ibarra

panorámicas14-6-17 © Eduardo Ibarra

panorámicas6-7-17 © Eduardo Ibarra

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)