Reproducción – Hocó colorado

Orden: Ardeiformes – Familia: Ardeidae

El hocó colorado es un ave de hábitos solitarios. Apartados entre sí, mantienen sus límites y no interfieren. Llegada la época de reproducción ver dos hocóes juntos es un signo promisorio.
Anidan en los árboles en forma solitaria. Esta característica los diferencia de otras garzas, la garza blanca, la garcita blanca y la garza mora que lo hacen en garzales mixtos.

Hocó colorado/Rufescent Tiger-Heron© Norberto Oste Hocó colorado/Rufescent Tiger-Heron© Norberto Oste
En agosto de 2010 se detectó a esta pareja de hocóes anidando. No se captó el proceso previo a esta instancia: cortejo, construcción del nido y apareamiento.
Hocó colorado/Rufescent Tiger-Heron© Silvia Vitale El árbol elegido fue un curupí sobre la ladera del terraplén que da al canal Viamonte. La rama se extendía hacia el canal y quedaba prácticamente a la altura de nuestros ojos. El nido se asentaba sobre una encrucijada de ramas y mientras la vegetación circundante no creció se lo pudo fotografiar sin mayores inconvenientes. El nido es una plataforma chata de ramitas trabadas entre sí ubicada en la parte distal de la rama, lo que la exponía a los embates de vientos fuertes. A simple vista parecía frágil. Sin embargo, durante la incubación y la crianza soportó varias jornadas de intenso viento.
Hocó colorado/Rufescent Tiger-Heron© Silvia Vitale Ambos adultos se turnan para incubar. Se observó un sencillo ritual de cambio de guardia. Movimientos de cabeza y roces de pico son el consentimiento explícito para cambiar posiciones. El recién llegado verifica el estado de los huevos con el pico antes de sentarse. Abre las patas y las estira hacia atrás mientras acomoda el parche de empolle que dejó al descubierto. Este parche es una zona del vientre que pierde las plumas durante esta época. La piel en esta área sufre modificaciones que proveen el calor suficiente para incubar los huevos.
Hocó colorado juvenil/Rufescent Tiger-Heron Juvenile© Carlos Gonzalez Ledo En las cercanías había un juvenil de hocó. Como se sabe que los hocóes son monógamos es dable pensar que es la cría de la camada del año anterior. El más pequeño? En ningún momento el juvenil interfirió en el nido. Se mantuvo cerca durante un tiempo y luego se marchó.

Se detectó el nido el 21 de agosto. Teniendo en cuenta que la incubación dura unos treinta días, mediados de setiembre podía ser una fecha aproximada para la eclosión. El 17 de setiembre el adulto permanecía sobre los huevos, pero notamos algo raro. No descansaba pasivamente como de costumbre. Parecía que algo lo pinchaba desde abajo. Después de esperar largo rato dejó ver a dos pequeñas pelotitas blancas solo por un ratito y los volvió a cubrir con el cuerpo para darles calor. Otros observadores vieron a los dos pichones y un tercer huevo que todavía estaba intacto.
Esto no es de extrañar ya que hay especies que incuban los huevos a medida que los ponen. Por lo tanto, las crías nacen en forma escalonada. Por ello se la denomina eclosión asincrónica. En el caso de las garzas la puesta es cada dos días, tiempo que tarda el huevo en formarse.

Hocó colorado/Rufescent Tiger-Heron© Jorge García Vicente Hocó colorado/Rufescent Tiger-Heron© Jorge García Vicente
Foto izquierda, el adulto abraza a las crías para darles calor.
Foto derecha: La escalerita muestra la diferencia de tamaño entre los tres. Cuando hay escasez de comida esta asincronía favorece al más grande, que sacará partido de esta ventaja acaparando el alimento.

El nido es el universo de los hococitos durante dos meses hasta que se largan a volar. El cuidado de los padres es más marcado al principio cuando las crías además de alimento necesitan calor. Superada esta etapa el crecimiento es rápido y se nota un alejamiento paulatino de los padres respecto de las crías. La falta de espacio los obliga a vigilarlos desde una rama cercana y ya más maduros los dejan solos en el nido.
La dieta constaba de pescado que iban a buscar al río. El adulto regurgitaba pedazos de pescado semidigeridos en el nido. De recién nacidos no podían con la pieza, por lo tanto lo deshacían a los picotazos. Poco después lograban tragarlo entero. Había forcejeos para adueñarse de la presa, pero no violencia. No había griterío. Tampoco se vio una competencia feroz entre los hermanos. Es común en las garzas que las crías mayores ataquen al más pequeño a los picotazos o traten de tirarlo del nido, lo que termina en la muerte de la cría. Este no fue el caso pero el más pequeño sufrió un retraso marcado en el crecimiento, que hizo temer lo peor. Afortunadamente se recuperó después de un mes.

Hocó colorado/Rufescent Tiger-Heron© Jorge García Vicente Hocó colorado/Rufescent Tiger-Heron© C. y T. Di Mauro
Alimentando a las crías

De vuelta al nido con la comida en el buche el adulto se toma un tiempo para entregar la primera pieza. Se le nota el cuello muy dilatado. La pieza es un pescado entero. El más pequeño intenta tragarla y no lo logra. En cambio, su hermano mayor después de un forcejeo fácilmente la engulle. El adulto regurgita otro pescado entero en el nido. En esta segunda entrega se ve que lo último en salir es la cola del pescado. Es decir, el pescado sale de cabeza por la boca del adulto y es ingerido del mismo modo. Me pregunto cómo hacen para darlo vuelta. Ahora sin competencia el hermano menor se dedica a comerlo a los picotazos. Ser el último en nacer con casi una semana de diferencia genera una brecha física que se va acentuando y que se puede vencer si hay abundancia de alimento.
© Claudia y Tito Di Mauro

La vida cotidiana transcurre en silencio. Cuando se anida en solitario es la manera de pasar inadvertido. Esta es otra característica que los diferencia de las garzas que se reproducen en colonias, donde las crías son muy bulliciosas.
Una de las tareas que los ocupa es la solidez del nido. Tres hococitos dando vuelta, un adulto esquivándolos y el zarandeo del viento contribuyen a aflojar el entramado. Por lo tanto, es necesario acomodar, reajustar o agregar material nuevo. Las crías observan la tarea de sus padres e imitan las acciones.

Hocó colorado/Rufescent Tiger-Heron© Carlos Gonzalez Ledo Hocó colorado/Rufescent Tiger-Heron© Carlos Gonzalez Ledo

Limpieza e higiene van de la mano. Los padres se ocupan de mantener el nido limpio. Cualquier infestación puede resultar fatal cuando son muy pequeños y frágiles. Tiran todos los restos de comida literalmente por la borda.
Por su parte, los hococitos hacen sus necesidades fuera del nido. De espaldas sobre el borde del nido inclinan la cabeza hacia abajo y al centro para expulsar las heces lo más lejos posible.

Hocó colorado/Rufescent Tiger-Heron© Carlos Gonzalez Ledo ocó colorado/Rufescent Tiger-Heron© Carlos Gonzalez Ledo

Estirar las alas, el cuello y las patas es una forma de ejercitar y fortalecer los músculos que en poco tiempo tendrán que funcionar a pleno. En mi opinión estos desperezamientos también ayudan a acomodar las plumas. Éstas no crecen abiertas, sino envueltas en una cánula que al rasgarse desde la punta hacia la base libera las láminas.

Hocó colorado/Rufescent Tiger-Heron© Carlos Gonzalez Ledo Hocó colorado/Rufescent Tiger-HeronPlumas saliendo de las cánulas
© Silvia Vitale
Hocó colorado/Rufescent Tiger-Heron© Carlos Gonzalez Ledo
Secuencia del crecimiento
Hocó colorado/Rufescent Tiger-Heron21-09-10
© Jorge García Vicente
A 4 días del primer registro todavía tienen el plumón blanco. Cuatro días después se trasluce el plumaje juvenil.
Hocó colorado/Rufescent Tiger-Heron25-09-10
© Silvia Vitale
Hocó colorado/Rufescent Tiger-Heron3-10-10
© Carlos Gonzalez Ledo
El plumón es reemplazado en forma uniforme.
Hocó colorado/Rufescent Tiger-Heron9-10-10
© Silvia Vitale
Mientras que los dos mayores se desarrollan en forma pareja el más pequeño queda retrasado. El 11 de octrubre se los vez por primera vez solos. El mayor está a cargo y adopta la posición de alerta ante la presencia del observador.
Hocó colorado/Rufescent Tiger-Heron11-10-10
© Carlos Gonzalez Ledo
Hocó colorado/Rufescent Tiger-Heron16-10-10
© Carlos Gonzalez Ledo
Hocó colorado/Rufescent Tiger-HeronCasi un mes después de su nacimiento el menor se equipara con sus hermanos
23-10-10
© Carlos Gonzalez L.
Hocó colorado/Rufescent Tiger-Heron30-10-10
© Claudia Furman
El más grande se aventuró a una rama cercana.

Hocó colorado/Rufescent Tiger-Heron7-11-10
© Carlos Gonzalez Ledo
Todos están en la cercanías del nido. En cualquier momento se largan a volar. Momento que no vimos.
Hocó colorado/Rufescent Tiger-HeronUna de las tres crías en su nueva vida. Hay opiniones divergentes en relación al tiempo en que el inmaduro alcanza el plumaje adulto: dos o cinco años.
14-11-10
© Carlos Gonzalez Ledo
Hocó colorado
Tigrisoma lineatum


Reproducción de hocó colorado de setiembre 2010
© Roberto Ares
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (4 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +3 (from 3 votes)
Reproducción - Hocó colorado, 7.0 out of 10 based on 4 ratings