Las aves frente a su imagen

Los vidrios y las superficies espejadas son uno de los tantos elementos que se han incorporado en la vida cotidiana de las aves. Y el resultado de la interacción ha traido varios problemas. Las grandes estructuras vidriadas de los edificios o la ventanas comunes de nuestras casas pueden engañar la percepción del ave en vuelo ya sea porque se trasparentan o porque reflejan el ambiente exterior e irremediablemente se lo llevan por delante. Como consecuencia el ave puede quedar aturdida, herida o incluso morir por el impacto. El número de muertes provocado por la colisión contra ventanas es tan numeroso que se han estudiado alternativas para contrarrestar este efecto y evitar estas situaciones no deseadas.

Pero también puede ocurrir que el ave se acerque a un vidrio o una superficie espejada y vea su imagen reflejada. Qué pasa en estos casos? Si bien la interpretación más generalizada que he escuchado es que ven a un rival y lo pelean, también están los que creen que es un juego. En la bibliografía esta agresividad es asociada a machos de especies agresivas o territoriales que en época de reproducción se comportan de esta manera. Para esta época factores ambientales como la mayor cantidad de luz y temperatura aumenta la secreción de ciertas hormonas que preparan al ave para esta etapa. Esta efervescencia hormonal influye, entre otras cosas, en el comportamiento que se torna agresivo (embisten, picotean y arañan la imagen reflejada) hacia otras aves, especialmente, las de su misma especie. Esta actitud agresiva puede ser desventajosa para el ave porque la imagen no se cansa y el ave puede terminar exhausta y ser presa fácil para los predadores. Es decir, que indirectamente también puede tener consecuencias nefastas.

Fuera de este período de reproducción ¿qué comportamiento deberíamos esperar? Con las hormonas en baja la convivencia se vuelve más tranquila, no se ven las persecuciones ni peleas entre congéneres. ¿Esperaríamos lo mismo para el comportamiento frente a su imagen? Pues no todo es color de rosa. Veamos los ejemplos de Nicolás que no ocurren en época reproductiva.

Calandria grande Mimus saturninus
“El viernes 14 de marzo pasado me encontraba en la zona de Puerto Madero, cercano a la RECS, donde visualizo a una calandria grande, aparentemente juvenil, posada sobre el capot de un auto estacionado. Estaba de lo más concentrada observando su propia imagen que se reflejaba en el vidrio del parabrisas. Estuvo bastante tiempo en esa posición y luego se dedicó a recorrer otras partes del auto (capot – techo) y finalmente se fue.
ACTITUD contemplativa y de curiosidad.”

Calandria1 Calandria2
Calandria4 Calandria5

Pepitero de collar Saltator aurantiirostris
“El jueves 8 de Mayo pasado me encontraba en la RECS, en las inmediaciones de las cabañas sobre la entrada de Brasil y escucho un ruido similar al picoteo del carpintero cuando taladra un tronco pero en este caso era notorio que el ruido no era sobre madera sino sobre vidrio. Vi a un pepitero de collar, que estaba en el alféizar de una de las ventanas de la cabaña. Que hacía ?
Miraba su propia imagen que se reflejaba en el vidrio y de repente se remontaba sobre ella y la atacaba. Luego volvía a posarse sobre el alféizar y comenzaba a tirarle picotazos a “su contrincante”, produciendo el ruido mencionado antes, al impactar el pico sobre el vidrio. Se percató de mi presencia, pero no le importó y siguió moviéndose hacia las otras ventanas y comportándose de igual forma. Esta actitud duró bastante tiempo y terminé retirándome del lugar. A través de las ventanas se divisaba luz fluorescente y gente de oficina trabajando.
ACTITUD agresividad ante un adversario.”

pepitero de collar1 pepitero de collar2
pepitero de collar3 pepitero de collar4
pepitero de collar5 pepitero de collar6

Cardenal común Paroaria coronata
“El 10 de junio 2014 en Puerto Madero el cardenal común estaba sobre el techo de un auto contemplando su propia imagen, de a momentos buscaba a su contrincante y algo así que lo atacaba pero no agresivamente, sino buscando la reacción del otro. En otro momento se ponía a vocalizar como llamándolo para que participara. En otro momento se deslizaba de cola por el parabrisas y allí se contemplaba en el vidrio y exploraba las escobillas, como jugando y descubriendo cosas. Volaba a un árbol cercano y luego volvía al auto.
Creo que disfrutaba muchísimo del momento que estaba viviendo !
ACTITUD ambivalente: Observaba, estudiaba, innovaba, jugaba, llamaba a participar, atacaba como incitando al otro pero no agresivamente sino como un juego. Disfrutaba muchísimo y su canto era como de satisfacción. Un espectáculo !”

cardenal común1 cardenal común2
cardenal común3 cardenal común4
cardenal común5 cardenal común6
cardenal común7 cardenal común8
cardenal común9 cardenal común10

Tres individuos de especies distintas, tres comportamientos distintos.
La calandria grande que parece inmadura no reacciona en forma activa. Curiosea un rato. Tal vez espera que el otro dé el primer paso y como no hay acción de la otra parte pierde interés y se va.
El pepitero de collar rompió todos los esquemas. Es juvenil, parece bastante inmaduro como para siquiera poder reproducirse y su comportamiento es como el de un macho adulto en época de reproducción.
Por último, el cardenal común tuvo un comportamiento exploratorio. Atraído por la imagen la curiosidad lo llevó a experimentar distintos métodos de comunicación con el otro “sujeto”. Si aprende algo no lo sabemos. Tampoco si recordará algo en su próximo encuentro con un vidrio.

Desde mi punto de vista estas son experiencias individuales y no debemos convertir a cada uno de estos comportamientos en un patrón para la especie. Así como no todas las especies de aves tienen las mismas habilidades, no todos los individuos de una misma especie se deberían comportar de la misma forma al menos en la época no reproductiva. Hasta el presente tenemos seis especies con un solo caso por especie. Pepitero de collar Saltator aurantiirostris, Calandria grande Mimus saturninus, Cardenal común Paroaria coronata, que son las observadas y registradas por Nicolás y tres ya existentes en el sitio. Una de ellas involucra a dos especies Carpintero real Colaptes melanochloros y Benteveo común Pitangus sulphuratus y una compaginación de cuatro fotos de un Carpintero campestre Colaptes campestris. ¿Es que hay pocas individualidades o registramos poco? Lo valioso de todos estos casos es que no son situaciones inducidas. Las aves actúan libremente y el observador debe aprovechar ese momento fortuito de estar en el lugar y momento adecuados. Lo complicado de estos registros en libertad es la imposiblidad de seguir a estos individuos y ver cómo reaccionan en futuras ocasiones si las hay. Con información tan fragmentaria tendremos que encontrar muchísima más data para atar cabos.
Carpintero campestre/Campo Flicker

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.4/10 (8 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +4 (from 4 votes)
Las aves frente a su imagen, 8.4 out of 10 based on 8 ratings