Apareamiento de ánade real

En Pato Pekin y Ánade real se comentó la relación que tienen estos patos y su presencia desde 2013 cuando el agua volvió a la Laguna de los Coipos. Esta pareja son los dos únicos representantes al día de hoy desde aproximadamente agosto de 2016.

El 14 de marzo Nicolás se encontró con esta situación. “La pareja estaba recorriendo la zona frente al nuevo mirador buscando comida. De repente, el macho intenta aparearse con la hembra. No domina para nada la situación, insiste un par de veces y da la sensación de que termina “paseando” sobre la hembra hasta que ella opta por zambullirse y quitárselo de encima.”

En forma muy repentina y sin despliegues previos este ataque se correspondería con una cópula forzada. Por la renuencia de la hembra que se lo termina sacando de encima diríamos que sin éxito. El apareamiento en los patos es mediante la penetración de un símil pene. Los patos son una de las pocas familias de aves que tienen un órgano copulatorio. Tiene forma de tirabuzón y se evierte en el momento de la cópula. Esto le da la ventaja de tomar por sorpresa a la hembra y copular sin su consentimiento o colaboración. Pero tampoco le es tan fácil al macho. Como contrapartida la hembra tiene un tracto vaginal muy complejo con forma de anti-tirabuzón que es difícil de penetrar. Solo los mejores logran tener éxito.
Esta práctica de copulación forzada es bastante común entre los ánades real, incluso con otros Anas. En la reserva nunca se ha presenciado un evento de este tipo con un Anas de la reserva. Los más comunes son el pato barcino Anas flavirostris y el capuchino A. versicolor.
Entre domésticos contamos con tres casos: pekin-pekin, pekin-ánade real (hembra) y este último ánade real-pekin (hembra). Si bien en el primero no se vio el apareamiento, se encontró a los dos pekines anidando. Hubo un huevo que desapareció. En el segundo se captó el apareamiento, pero nunca la nidificación. En éste, veremos qué pasa.
Tampoco se han presenciado casos de cópula forzada en otras especies de patos de la reserva. Los apareamientos detectados en otras especies estuvieron precedidos por los rituales nupciales.

Ánade-pekin/Mallard-Pekin Ducks14-3-17 © Nicolás Giorgio Ánade-pekin/Mallard-Pekin Ducks14-3-17 © Nicolás Giorgio
Ánade-pekin/Mallard-Pekin Ducks14-3-17 © Nicolás Giorgio Ánade-pekin/Mallard-Pekin Ducks14-3-17 © Nicolás Giorgio
Ánade-pekin/Mallard-Pekin Ducks14-3-17 © Nicolás Giorgio Ánade-pekin/Mallard-Pekin Ducks14-3-17 © Nicolás Giorgio

Unos días después Carlos capta estas otras imágenes. No se ve cómo empieza la acción, pero sí termina con el ampuloso aleteo de la hembra.

Ánade-pekin/Mallard-Pekin Ducks19-3-17 © Carlos González Ledo Ánade-pekin/Mallard-Pekin Ducks19-3-17 © Carlos González Ledo
Ánade-pekin/Mallard-Pekin Ducks19-3-17 © Carlos González Ledo Ánade-pekin/Mallard-Pekin Ducks19-3-17 © Carlos González Ledo
Ánade-pekin/Mallard-Pekin Ducks19-3-17 © Carlos González Ledo Ánade-pekin/Mallard-Pekin Ducks19-3-17 © Carlos González Ledo

Ahora hay que esperar a ver qué pasa. Si hay huevos y si llegan a término.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)