Novedades – Febrero 2012

Tuyuyú
Mycteria americana
Tuyuyú//South American Wood StorkVi este grupo formado por 7 individuos. Dieron un amplio giro sobre nosotros
© J. Simón Tagtachian
Taguató
Buteo magnirostris
Taguató/Roadside Hawk© J. Simón Tagtachian
Cabecitanegra
Carduelis magellanica
Cabecitanegra/Hooded SiskinUna bandadita tomando un baño acompañados por un zorzal chalchalero
© J. Simón Tagtachian
Tijereta
Tyrannus savana
Tijereta/Fork-tailed FlycatcherUno de los tantos juveniles que se fueron en la migración
© J. Simón Tagtachian
Varillero ala amarilla
Agelasticus thilius
Varillero ala amarilla/Yellow-winged Blackbird© J. Simón Tagtachian
Arañero cara negra
Geothlypis aequinoctialis
Arañero cara negraH/Masked YellowthroatFHembra
© J. Simón Tagtachian
Boyero negro
Cacicus solitarius
Boyero negro/Solitary Cacique© Oscar Melo
Hocó colorado
Tigrisoma lineatum
Hocó colorado/Rufescent Tiger-Heron © Roberto Ares
Pepitero verdoso
Saltator similis
Pepitero verdoso/Green-winged Saltator© Mariano Ordoñez
Saíra de antifaz
Pipraeidea melanonota
Saíra de antifaz/Fawn-breasted TanagerAvistamiento fuera de época. Esta saíra nos visita en invierno.
© Pablo Mosto
Pepitero gris
Saltator coerulescens
Pepitero gris/Grayish Saltator© Pablo Mosto
Agregamos algunos insectos
Insectos/InsectsIr a Invertebrados
Tijereta
Tyrannus savana

Video © Roberto Ares

Migración
(Ver a pantalla completa. Primer icono a la derecha de la barra de herramientas)

Estábamos llegando a la cancha de cemento cuando pasó a baja altura un grupito de seis tijeretas al que no alcancé a ver. Iban con rumbo norte. Un instante después un frente de varias tijeretas asomó por las copas de los árboles. Volando a esa altura esquivaban y se entremezclaban con las palomas, las golondrinas y demás aves. En forma más o menos desordenada se encarrilaban hacia el norte y las perdíamos de vista. Y aparecía otra ola y otra más y así siguieron las tandas con decenas de tijeretas cada vez. Estábamos maravillados por la cantidad que iban desfilando. Era un festín. Algunas se posaban por un ratito en algún árbol y retomaban el vuelo con ese grupo o con el siguiente. Proliferaban las colas más cortas de hembras y juveniles (18 cm) frente a la larga cola de los machos (34 cm), diferencia de tamaño apreciable. Varios machos tenían una de sus timoneras rotas. Uno fue filmado durante su detención. Semejante flujo de individuos no daba para pensar otra cosa que en la migración. En la ruta al sur los grupos se fueron dispersando del tronco principal y ahora vuelven a congregarse en el viaje de vuelta reuniéndose en dormideros preferidos. En cantidades mayores porque se agregan los juveniles que nacieron acá. Acaso, es Costanera uno de esos sitios preferidos? Por mi parte es la primera vez que veo la migración de las tijeretas en Costanera. Claro, que es una ventana de tiempo tan pequeña que hay que estar en el momento justo y lugar adecuado para presenciarlo.

Hay cuatro subespecies de tijeretas con comportamiento migratorio distinto. La que llega a la Argentina (Tyrannus savana savana) viene del extremo norte de Sudamérica y es la de mayor alcance. Hay otra de migración parcial y dos que son residentes. Tyrannus savana savana llega en setiembre-octubre a pasar el verano. Aquí se reproduce y se vuelve en febrero-marzo para pasar el invierno austral. El primer registro fotográfico del año pasado en Costanera fue en octubre. Hoy, lunes 20 de febrero las vimos partir.

Texto: Cora Rimoldi

Turpial
Icterus jamacaiiTurpial/Campo TroupialLos “primos”…
© Carlos Gonzalez Ledo
Matico
Icterus croconotusMatico/Orange-backed Troupialsiguen juntos
© Carlos Gonzalez Ledo
Chiví común
Vireo olivaceousChiví común/Red-eyed Vireo© Carlos Gonzalez Ledo
Chinchero chico
Lepidocolaptes angustirostrisChinchero chico/Narrow-billed WoodcreeperParticular postura de patas para tomarse del palo de la luz que no tiene corteza.
© Carlos Gonzalez Ledo
Cigüeña americana
Ciconia maguariCigüeña americana/Maguari StorkSobrevolaba con intenciones de bajar, finalmente no lo hizo
© Carlos Gonzalez Ledo
Cotorra
Myiopsitta monachusCotorra/Monk ParakeetComiendo la flor del Palo borracho Ceiba speciosa
© Carlos Gonzalez Ledo
Picaflor en apuros
Picaflor común/Glitterning-bellied Emerald© Javier Ubiría Picaflor común/Glitterning-bellied Emerald© Javier Ubiría
Norberto fue quien escuchó los llamados deseperados del pequeño picaflor. Se debatía en la resistente tela de la nephila (una de las más resistentes dentro de los arácnidos). La tela era grande. El picaflor muy pequeño y muy liviano. No hubiera podido liberarse de la tela por las suyas.
Cuando detectamos la presencia de la araña (lamentablemente fuera de cuadro), a unos 20 centímetros, Norberto corrió al rescate del picaflor. Su acción rápida, precipitada, se desarrolló en pocos segundos. Un manotazo certero puso al picaflor a salvo. Estaba extenuado, shockeado. Permaneció en su mano hasta que se recuperó y salió volando.

La araña “mala” iba seguramente a liquidar al picaflor “bueno”. Yo no pensaba intervenir en un proceso natural. En un fenómeno que es aparentemente cruel y despiadado. El observador debe contemplar con respetuosa prescindencia. Otra vez, el eterno juego de la vida y de la muerte. La muerte de la presa que significa la vida para el predador.
La telaraña terminó destruida en la acción de liberación del picaflor y la araña arrastrada al suelo.
Como sabemos, hay especies que tienen mala fama: arañas, ofidios, lechuzas, tiburones, y sigue la lista. Así les va….
Javier Ubiría
Especie nueva: Capuchino garganta café
Sporophila ruficollis
Capuchino garganta café/Dark-throated SeedeaterJuvenil fotografiado en octubre del año pasado
10-2011© Pablo Mosto
Atajacaminos tijera
Hydropsalis torquata
Atajacaminos tijeraH/Scissor-tailed NightjarFFoto del año pasado. Pero vale la pena observar los detalles de este atajacaminos hembra tan expuesto a pleno día. El atajacaminos sale a la nochecita. La luz no ayuda para ver detalles.
2-2011 © Rosana Ursino
Chotoy
Schoeniophylax phryganophilus
Chotoy/Chotoy Spinetail© Pablo Mosto
Al chotoy se lo veía de tanto en tanto en Costanera. En octubre del año pasado apareció y se quedó para nidificar. En ese momento fue difícil captarlo porque se movía muy subrepticiamente para no ser descubierto. Aquí, en cambio, lo podemos apreciar en plenitud. Cola larga con dos espinas. Corona y hombros rufos. Barba amarilla y garganta negra flanqueada de blanco.
CR

Las dos fotos fueron tomadas un ratito antes de hacer la filmación. Pablo nos advirtió sobre el caburé. La presa es un fiofío pico corto juvenil.

Caburé chico
Glaucidium brasilianum
Caburé chico/Ferruginous Pygmy-Owl© Pablo Mosto Caburé chico/Ferruginous Pygmy-Owl© Pablo Mosto
Caburé chico
Glaucidium brasilianum
Aves non gratae
Entre las especies de aves presentes en Costanera el carancho y el caburé no son bien vistas proque son predaroras de aves. Por lo tanto, las aves saben el riesgo que corren cuando alguna de ellas anda cerca y toman medidas de acción que no son iguales para ambas.
Al carancho lo acosan en forma solitaria o en pareja la calandria (25 cm) y la tijereta (38 cm) además de otras aves. Embisten contra él en forma repetida hasta que logran echarlo. Lo persiguen e incluso le tiran picotazos en pleno vuelo. Resulta cómico ver cómo un carancho con su tamaño es perseguido por un ave tanto más pequeña.
A diferencia del carancho el caburé es pequeño en tamaño (15 cm) y es acosado por varias especies a la vez. La actitud del caburé es “yo de acá no me muevo”. Se mantiene impertérrito en su lugar. Se genera un revoloteo a su alrededor con insistentes gritos. Una suerte de escrache tan bullicioso que sirve de indicio para encontrar al caburé. Por su pequeño tamaño y su color críptico no es fácil localizarlo en un árbol.

En este caso había un chiví común, un arañero cara negra, un fiofío pico corto, un benteveo rayado (que no aparece en el video), tres tacuaritas y unos cuantos picaflores (seguro vimos al común hembra). Todos sonaban muy alterados. La bola emplumada que asoma por debajo de la rama es la presa de las fotos superiores. La sostiene con su garra y se queda estático sólo girando su cabeza ante los vuelos rasantes de las aves. Ninguna lo ataca. Sólo ejercen presión volándole muy cerca. En cierto momento se corre a otra rama y permanece ahí por largo rato hasta que se va.

Video © Roberto Ares – Texto Cora Rimoldi

Viudita pico celeste
Knipolegus cyanirostris
Viudita pico celesteH/Blue-billed Black-TyrantFHembra
© Pablo Serur
Viudita pico celesteH/Blue-billed Black-TyrantFHembra
© Pablo Serur
Becasina común
Gallinago paraguaieBecasina común/South AmericanCommon Snipe© J. Simón Tagtachian
Pato de collar
Callonetta leucophrysPato de collar/Ringed TealPareja
© J. Simón Tagtachian
Pato de collar
Callonetta leucophrysPato de collar/Ringed TealEn vuelo se ve la mancha circular blanca
© J. Simón Tagtachian
Pato cutirí
Amazonetta brasiliensisPato cutirí/Brazilian TealEn vuelo se ve la banda triangular blanca y el espejo azul
© J. Simón Tagtachian
Picaflor común y picaflor bronceado
Chlorostilbon aureoventris – Hylocharis chrysura

Palo borracho en flor, seguro hay picaflor
El palo borracho Ceiba speciosa de la entrada de Viamonte está cargado de flores. Un deleite para nuestros ojos y una nutritiva fuente de alimentación para los picaflores. Ahí estaban un picaflor bronceado, un picaflor común hembra (con ventral grisáceo) y después apareció un picaflor común macho. El picaflor bronceado defendía de los competidores lo que consideraba su árbol. Apenas lo divisaba se le abalanzaba para echarlo. El intruso reaccionaba escapando. El bronceado lo escoltaba para asegurarse de que dejaba las proximidades. Éxito pasajero para el bronceado porque al ratito nomás el competidor estaba de vuelta y vuelta a empezar. Y cuando apareció el macho eran dos flancos que tenía que cuidar. El movimiento de los picaflores es tan rápido que se lograron rescatar solo estas escenas. Se alcanzan a ver dos persecuciones.
© Roberto Ares
2 de febrero – Día de los humedales
Este día en 1971 en Ramsar, Irán, se firmó un tratado sobre los humedales que establece un marco para la conservación y sostenibilidad de sus recursos. Se tomó esta iniciativa por la alarmante disminución en número de aves acuáticas en las costas de Europa debido a la degradación o destrucción de los humedales.
Entiende por humedales a extensiones donde el elemento agua es primordial y su régimen (aguas permanentes o temporales, estancadas o corrientes, etc.) define la estructura y funciones ecológicas del espacio.

Argentina se une a la Convención el 4 de setiembre de 1992. El primer sitio Ramsar es el Monumento Natural Laguna de los Pozuelos. Reserva Costanera es el número 14 y fue incluido en la lista el 22 de marzo de 2005. En la actualidad Argentina tiene 20 sitios en la lista.
Unirse a la Convención implica un compromiso por parte del gobierno nacional para trabajar activamente en asegurar la conservación y uso sostenible del área designada.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.8/10 (6 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +6 (from 6 votes)